domingo, 8 de noviembre de 2009

La agrado

"Porque una es más autentica cuanto más se parece a lo que soñó de si misma"

Esto es parte del monologo final de la película "Todo sobre mi madre"

Siempre me impactaron estas sencillas palabras.

Pienso en lo dificultoso que es ser autentica en nuestra sociedad,
por el simple hecho de que estamos programadas para todo lo contrario.

Desde muy jóvenes sobreviene el mandato materno, a soñar los sueños de nuestras antecesoras, sueños que van desde la búsqueda incansable del principito hasta una especie de mujer maravilla que combina heroicamente una magnifica profesión y una familia "tipo" (léase: casa, perro, marido y 2 hijos, mínimo, para tener la parejita, expresión que siempre me causo nauseas)
Y no en vano elijo la palabra sueño que correlaciona directamente con lo ideal, lo irreal.
El sueño es una trampa, una flauta mágica camino a Ithaca.

Las mujeres pasamos de un extremo al otro, tratando de responder las expectativas generadas por nuestra sociedad, nos cansamos de luchar por la igualdad entre hombres y mujeres y ahora queremos que nos mimen.

"Abrime la puerta del auto pero no te atrevas a criticar como manejo, machista!"

En el otro punto de la idea, la versión moderna de Susanitas, enamoradas de su palacio y su sequito, a la que nunca le pasara nada, porque desde su postura a la realidad hay un largo camino que no le interesa recorrer.

La mayoría de las mujeres que conozco transitan entre uno y otro extremo,

Y ni hablar de ellos, lejos de tener una mirada machista o de critica sociológica, creo q tenemos a los hombres desorientados, y como el hombre viene con la no aceptación de sus temores todo se condensa en una gran gran histeria.

El punto es, ¿Que estamos buscando? hay demasiado ruido allá afuera y ni hablar del corso a contramano que podemos fabricarnos tratando de cumplir las expectativas de la sociedad, respondiendo al ideal de mujer.

Y nos pasamos la vida tratando de ser lo que en realidad no deseamos,

Y nos pasamos la vida sin escucharnos, o esperando la gran oportunidad de dar el salto.

Esta carta no es una proclama feminista, si hay algo que detesto son los extremos ,la falta de tolerancia y que guarden fósforos usados.

La fórmula es complicada, yo aún intento descubrirla, se trata de ser o no ser,(aunque suene demasiado literato) ,y nada es más costoso que esto,



Que elijes cuando elijes?
Que harias si no tuvieras miedo de sentir?

Allì radica para mi el verdadero sentido de la evolución.

Allí creo que radica el verdadero ser autentico.

2 comentarios:

cari dijo...

Dedicado a Emilse y a mi Sensei Couselo que siempre entiende a donde quiero llegar.

Anónimo dijo...

....Y no olvides que el camino tiene espinas para que luego sintamos el verdadero valor de la sueve arena y las dulces olas que acarician los pies.
AC