lunes, 22 de febrero de 2010

La verdad es que no soy nada sin mi diablo


Esta debe ser la séptima vez que intento hilar un par de pensamientos para actualizar el blog.
Pero la verdad no tengo noticias para estrenar, ni soy dueña de algún suceso mágico que ponga andar mi sitema digestivo como calesita de plaza
( más que un par de cervezas en medio de un Sábado con Andrea).

Recuerdo las clases de Yoga a las que dejamos de ir con una amiga porque nos tentabamos en el segundo "Ohmm".

La vida nómade y mi diablo a veces no hablan el mismo idioma.
Respiro hondo, muy hondo..y escucho algo de música poco usual en mi ,sonrio, y me rio a carcajadas, y bailo con lágrimas herejes.


2 comentarios:

Jime dijo...

No se como llegué acá, pero yo también me tiento demasiado con el famoso "ommm" de yoga! Somos varias por lo visto, jaja
Un besoo

Cari dijo...

Bienvenida Jime!!! Ni te cuento cuando en una clase habia que tomarse de las manos...esa fue la última...Que los dioses yoguisticos me perdonen.
Volvé!